Por qué las imágenes duran más que las palabras

¿Cuánto dura una imagen?

Hay miles de casos distintos pero parece claro que las palabras duran menos que las imágenes. Se desgastan más. Emplear las sobremanidos iconos de bazar de Audrey Hepburn en un lienzo o Marilyn en una camiseta, el Gernica en un mantel  e incluso un cuadro de caza de pésima ejecución retensando un salón estilo remordimiento español de los setenta, no agreden nuestra inteligencia ni nuestro sentido del gusto. Están ahí, son repetitivas y redundantes pero no son comparables al uso intensivo de determinadas palabras o expresiones de vida breve.

 

Julia Margaret Cameron, autorretrato, 1860

 

 

Las palabras, las frases, las citas,  acusan un rápido desgaste.

Carroza o eso no te lo crees ni tú duraron menos de una década y en sus últimos años debían producir una pereza infinita. Del mismo modo que a finales de los noventa el término metrosexual o, bien entrados en el siglo XXI, posverdad – que hace tiempo que acusa el desgaste desde los ocho años desde que fue acuñada; empleada masivamente desde 2016 –  esto es, en menos de dos años de uso continuo ya nos parece un término desgastado,casi vacío, un comodín lingüístico que sirve para todo y ya casi no vale para nada.

Una imagen vale más que mil palabras

o si lo que tienes que decir no es mejor que el silencio no digas nada, uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabra se convierten en rancho para el comensal más simple y no son admitidas sin risas o sonrojo en un entorno mínimamente culto. A pesar de que no comparto la creencia refranera de que una imagen vale más que mil palabras si parece que una imagen se desgasta menos que la serie de palabras de moda. Es por esto que la fotografía más atemporal, el retrato, sumado a una factor de duración más como es el blanco y negro se mantienen por décadas e incluso siglos, como la foto de Julia Margaret Canon que tiene más de ciento sesenta años. Tal vez esté arrimando el ascua a mi sardina pero yavestruz, confía más en una imagen que en una descripción efímera.

 

Spread the love