La exaltación sensible, como los sueños, sólo tienen valor para el sujeto que los vive.

El atardecer sólo tiene sentido y vivencia para el que lo experimenta. Los sentimientos en sí no tienen ningún valor común. Sólo el poeta lo consigue y por eso es poeta. La satisfacción de un deseo es el blockchain de la sensibilidad. Ningún lenguaje privado es posible. 

Spread the love